Investigación realizada por: María de los Angeles Rodas Agudelo

http://t0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTlUJ3OxlKffWEzW_OfZKr6rwluGILBwmhA2jHKJRUkzuSzrUFjmlv3iYj8ag

 

LA CLAMIDIA

 

"La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) frecuente, causada por la bacteria Chlamydia trachomatis, que puede dañar los órganos reproductivos de la mujer. Aunque generalmente la clamidia no presenta síntomas o tiene síntomas leves, hay complicaciones graves que pueden ocurrir “en forma silenciosa” y causar daños irreversibles, como infertilidad, antes de que una mujer se dé cuenta del problema. La clamidia puede también causar secreción del pene en un hombre infectado."

 

"La clamidia es la enfermedad de transmisión sexual bacteriana reportada con mayor frecuencia en los Estados Unidos. En 2004, los 50 estados y el Distrito de Columbia reportaron 929,462 infecciones por clamidia a los CDC. Muchos casos no se reportan porque la mayoría de las personas con clamidia no saben que tienen la infección y no se hacen pruebas para detectar la enfermedad. Además, es frecuente que se traten los síntomas y no se hagan las pruebas de detección. Se estima que 2.8 millones de estadounidenses resultan infectados por clamidia cada año. Las mujeres se vuelven a infectar frecuentemente si sus parejas sexuales no reciben tratamiento."

 

"La clamidia puede ser transmitida durante relaciones sexuales vaginales, anales o durante las relaciones sexuales orales. La clamidia también puede ser transmitida de una madre infectada a su hijo durante el parto vaginal." "Toda persona sexualmente activa puede ser infectada con clamidia. Entre mayor número de parejas sexuales tenga la persona, mayor es el riesgo de infección. Las niñas adolescentes y las mujeres jóvenes que son sexualmente activas están expuestas a un mayor riesgo de infección porque su cuello uterino (la abertura del útero) no se ha desarrollado completamente. Debido a que la clamidia puede transmitirse por relaciones sexuales orales o anal, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres también están en peligro de contraer la infección clamidial."

 

"A la clamidia se le conoce como la enfermedad "silenciosa” porque casi 3 de cada 4 mujeres infectadas y cerca de la mitad de hombres infectados no presentan síntomas. Si hay síntomas, éstos aparecen generalmente entre 1 y 3 semanas después del contagio. En las mujeres, la bacteria infecta inicialmente el cuello uterino y la uretra (el canal urinario). Las mujeres que tienen síntomas podrían presentar flujo vaginal anormal o una sensación de ardor al orinar. Algunas mujeres siguen sin tener signos ni síntomas cuando la infección se propaga del cuello uterino a las trompas de Falopio (los tubos que conducen los óvulos desde los ovarios hasta el útero); otras presentan dolor de vientre, lumbago, náusea, fiebre, dolor durante el coito o sangrado entre los períodos menstruales. La infección clamidial del cuello uterino puede propagarse al recto. Los hombres que tienen signos o síntomas podrían presentar secreción del pene o una sensación de ardor al orinar. Los hombres también podrían presentar una sensación de ardor y picazón alrededor de la abertura del pene. El dolor y la inflamación de los testículos es poco frecuente. Los hombres o mujeres que reciben penetración anal pueden contraer la infección clamidial en el recto, lo cual puede causar dolor rectal, secreciones o sangrado. La clamidia puede hallarse también en la garganta de las mujeres y hombres que han tenido relaciones sexuales orales con una pareja infectada."

 

 

"Si la clamidia no es tratada, la infección puede avanzar y causar graves problemas reproductivos y de salud con consecuencias a corto y largo plazo. Al igual que la enfermedad, el daño que causa la clamidia es a menudo "silencioso". En las mujeres, si la infección no es tratada, puede propagarse al útero o a las trompas de Falopio y causar enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). Esto ocurre hasta en un 40 por ciento de las mujeres que tienen clamidia y no han recibido tratamiento.

 

 La EIP puede causar daño permanente a las trompas de Falopio, al útero y a los tejidos circundantes. El daño puede llegar a causar dolor pélvico crónico, infertilidad y embarazo ectópico (embarazo implantado fuera del útero) que es potencialmente mortal. Las mujeres infectadas con clamidia tienen hasta cinco veces más probabilidades de infectarse con el VIH, si están expuestas al virus. Para ayudar a prevenir las graves consecuencias de la clamidia, se recomienda que las mujeres sexualmente activas de 25 años de edad o menos se realicen una prueba de detección de la clamidia al menos una vez al año. También se recomienda que las mujeres de mayor edad que están expuestas al riesgo de contraer clamidia (por ejemplo, si tienen una nueva pareja sexual o múltiples parejas sexuales) se realicen una prueba de detección anual.

 

Todas las mujeres embarazadas deben hacerse una prueba de detección de la clamidia. Las complicaciones entre los hombres son poco comunes. En ocasiones, la infección se propaga al epidídimo (el tubo que conduce el esperma desde los testículos) y causa dolor, fiebre y, rara vez, esterilidad. En muy pocos casos, la infección clamidial genital puede causar artritis que puede estar acompañada de lesiones en la piel e inflamación de los ojos y de la uretra (síndrome de Reiter)."

 

"Hay cierta evidencia de que en las mujeres embarazadas, las infecciones clamidiales que no reciben tratamiento pueden propiciar partos prematuros. Los bebés que nacen de mujeres infectadas pueden contraer infecciones clamidiales en los ojos y en el tracto respiratorio. La clamidia es una de las causas principales de aparición temprana de neumonía y conjuntivitis (ojo rosado) entre los recién nacidos."

 

 

http://www.cdc.gov/std/spanish/stdfact-chlamydia-s.htm

 

¿Cómo se contrae la enfermedad?


Esta enfermedad se contagia a través de las relaciones sexuales o puede ser transmitida de madre a hijo en un parto vaginal.

Todas las personas con una vida sexual activa, con compañeros sexuales múltiples, pueden contagiarse de clamidia cuando mantienen relaciones sexuales (vaginales, anales u orales) sin preservativo. Por ello, la infección por clamidia puede aparecer en el ano o en la garganta de un hombre o una mujer que haya practicado seño anal u oral con una persona infectada. También puede contraerse al tocar los ojos con una mano sucia de secreciones. Las adolescentes y jóvenes cuyo cuello del útero aún no se ha formado por completo, son más vulnerables a las infecciones.

 

Síntomas de la infección por clamidia en hombres

Uno de cada cuatro hombres infectados por clamidia no manifiesta síntomas y cuando sí, pueden ser parecidos a los de la gonorrea. Entre ellos:

  • Ardor al orinar
  • Secreciones en el pene o en el recto
  • Dolor rectal
  • Dolor o sensibilidad en los testículos
  • Picazón en la ranura del pene

Síntomas de la infección por clamidia en mujeres

Generalmente un 70% de las mujeres infectadas por clamidia no presentan síntomas. En los casos en que sí, aparecen luego de la semana de haber contraído la infección.

  • Sangrado vaginal posterior a las relaciones sexuales
  • Pérdidas de sangre entre los períodos menstruales
  • Dolor abdominal, en la parte del bajo vientre
  • Dolor al mantener relaciones sexuales
  • Dolor de espalda
  • Náuseas
  • Fiebre
  • Ardor al orinar
  • Ganas de orinar con frecuencia
  • Secreciones vaginales fuera de lo común
  • Síntomas de enfermedad inflamatoria de la pelvis, inflamación del hígado, salpingitis
  • Sangrado, picazón, dolor, secreciones mucosas en el recto (en los casos de infección por clamidia anal)
  • Secreciones, enrojecimiento y picazón ocular (en los casos de infección por clamidia en los ojos)

Tratamiento

El tratamiento consiste en la administración de antibióticos tanto para la persona infectada como para su pareja. Y es preciso que mientras se realiza el tratamiento se abstengan de tener relaciones sexuales. Si el compañero/a sexual no recibe tratamiento, es muy posible que se vuelva a contraer la infección.

 

Tres meses después de finalizar el tratamiento, las mujeres deben realizarse una nueva prueba, esto es de mucha importancia sobre todo en aquellas mujeres que desconocen si sus parejas han recibido tratamiento.

 

Prevención

La mejor manera de prevenir la infección por clamidia es que las mujeres con una vida sexual activa mayores de 25 años, se realicen la prueba para detectar la enfermedad anualmente. Las mayores de 25 que tengan múltiples parejas sexuales o cambien de pareja y las embarazadas, también es importante que se realicen la prueba.

 

http://www.sanar.org/enfermedades/clamidia

 

 

La infección por clamidia y su cuidado


La Habana, Cuba.- El profesor Cecilio Curbelo se basa en una parte del contenido de una obra bibliográfica que recibió gracias a la amabilidad de los doctores Leoncio Padrón Cáceres y Martha Pérez Piña, del Ministerio de Salud Pública

 

Los patógenos del género clamidia son un grupo de microorganismos que ocasiona lesiones primarias en los genitales e inflamación en los ganglios regionales.


La infección por clamidia que es la enfermedad de trasmisión sexual que más abunda en algunos países como por ejemplo Estados Unidos. Es una enfermedad peligrosa pues muchas veces es asintomática, esto representa una amenaza particular a las mujeres y sus hijos, de no tratarse o si el tratamiento es inadecuado, puede surgir embarazos ectópicos e infertilidad en las mujeres, así como parto prematuro, o la muerte en los neonatos.

 

También ocasiona neumonía, infección en oídos y ojos en lactantes, en las mujeres la clamidia puede infectar el cuello uterino, la uretra, los ojos y la garganta. Sin embargo generalmente ataca el aparato genital alto incluidas las trompas de Falopio, endometrio, y el peritoneo pélvico.

 

Los síntomas por clamidia que pueden ir de leves a intensos típicamente incluyen la secreción vaginal, sangrado, dolor pélvico, dolor durante el coito, cambios en la micción, fiebre.

 

Ver más en Ecu Red: Clamidia

 

 

http://www.radiorebelde.cu/consejos/la-infeccion-por-clamidia-su-cuidado-20110811/

 

 

 

 

Síntomas de una infección por Chlamydia en hombres y mujeres

 

Chlamydia se llama a un grupo de bacterias infecciosas que son responsables de una forma común de enfermedad venérea, ya que son extremadamente contagiosas y por lo tanto afectan a los dos sexos por igual, siendo un condición muy delicada que puede no ser detectada, propagándose así la enfermedad por mucho tiempo.

 

Esta infección venérea ataca la uretra de los hombres, manifestando dolor en la micción, en los testículos y en el recto, pero en las mujeres se localiza principalmente en el cuello del útero, además de causarles irritación, secreción, dolor al orinar y durante el coito, representando una sintomatología similar a otro tipo de enfermedades de transmisión sexual, por ello el diagnostico debe estar a cargo de un profesional en todos los casos.

 

Tratamientos caseros para eliminar la Chlamydia

 

Si bien sus síntomas no son fáciles para diferenciar, la Chlamydia es fácil de tratar con una ronda de antibióticos hasta que los síntomas desaparezcan, pero sin embargo este tipo de tratamiento médico puede tener efectos secundarios. Para ayudar, y hasta reemplazar al tratamiento convencional, podes echar mano de algunos de estos efectivos remedios caseros.

 

Remedio casero para tratar naturalmente la Chlamydia con Ajo

El ajo es un poderoso antibiótico natural de amplio espectro y en el caso de la infección por Chlamydia es muy efectivo como remedio casero, además de estimular e incrementar las defensas orgánicas.

 

El ajo se debe consumir crudo, masticando varios trozos tres veces por día hasta que los síntomas desaparezcan.

 

Salvia como tratamiento natural para eliminar la Chlamydia

La Salvia es un remedio casero herbal muy efectivo para tratar naturalmente la Chlamydia, ya que acelera su curación activando los procesos metabólicos y fortaleciendo las defensas orgánicas, para lo cual se de consumir a modo de té como infusión, dos veces al día.

 

Remedio natural para tratar la Chlamydia:Yogur

 

El yogur es un pro biótico que desempeña un tratamiento natural como remedio casero muy efectivo para eliminar la Chlamydia, ya que es capaz de inhibir el desarrollo o proliferación de las bacterias, además de reducir la inflamación y el escozor, debiendo aplicarse localmente con un apósito.

 

http://www.alternativonatural.com/remedios-caseros-para-la-chlamydia.html

 

Clamidiosis

 

Es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que se contagia al tener una relación sexual sin protección con una persona infectada con la bacteria llamada Chlamydia tracomatoso. Estas bacterias se encuentran en la orina y las secreciones genitales de personas infectada. Chlamydia puede afectar varias áreas del sistema reproductivo, causando uretritis (inflamación de la uretra), vaginitis (inflamación de la vagina), cervicitis (inflamación del cuello uterino) y la enfermedad inflamatoria pélvica. También puede provocar infecciones oculares y neumonía en los recién nacidos de madres infectadas.

 

La clamidiosis es una de las ETS más comunes. Las infecciones ocurren más a menudo en personas solteras menores de 25 años, quiénes han tenido dos o más parejas sexuales durante el año anterior. En mujeres, la clamidiosis no tratada puede conducir a infertilidad, dolor pélvico crónico y embarazo rubrico, en el cual el óvulo fertilizado se implanta y crece en la trompa de Falopio, en vez del útero.

 

Según los expertos, cerca de 50.000 mujeres en los Estados Unidos se vuelven estériles cada año debido a esta enfermedad.

 

Síntomas

 

Cerca del 75 por ciento de las mujeres y el 50 por ciento de hombres no tienen ningún síntoma. Esta es la razón por la cual mucha gente infectada no es tratada y puede continuar contagiando la infección a otras personas.

 

En mujeres, la clamidiosis puede causar:

 

Sensación ardiente al orinar

Un flujo vaginal anormal

Sangrado vaginal (especialmente después de la penetración)

Dolor en la pelvis o parte baja del abdomen

 

En los hombres, los síntomas son:

 

Una expulsión anormal de fluido que no es orina ni semen

Sensación de quemazón al orinar

 

http://www.cepvi.com/medicina/articulos/ETS2.shtml

 

Clamidia

 

  La clamidia se puede contagiar de varias maneras:

Una madre se la puede transmitir a su bebé durante el parto.

Se puede pasar a distintas partes del propio cuerpo con las manos

Las señales de clamidia son poco comunes, especialmente en las primeras etapas.

 

En mujeres:

 

Pérdidas de sangre entre períodos menstruales

Fiebre

Malestar estomacal

Flujo vaginal espeso y amarillento

Dolor o ardor al orinar

Dolor durante el sexo

 

En hombres:

 

Dolor o ardor al orinar

Un goteo blanco del pene

Dolor en los testículos

La Clamidia ataca al cuerpo lentamente

 

Sin tratamiento, la clamidia puede causar problemas graves.

 

Las mujeres pueden:

 

Sufrir dolor en el útero y en la vagina

Quedar estériles

Tener problemas en el embarazo que pueden causar la muerte

Padecer dolores en las articulaciones o infecciones de la vista

Tener problemas del hígado, corazón y vejiga

Tener bebés que nacen enfermos

 

Los hombres pueden terminar con:

 

 Incapacidad para ser padres

 Dolor en las articulaciones

 Infecciones de la vista

 Problemas del hígado, corazón y vejiga

 

Los bebés:

 

Problemas de vista, oído y pulmones

 

    Transmitida por el contacto con la vagina, la boca, piel, uretra o el recto, es más frecuente en los hombres que en las mujeres.

 

Síntomas:

 

 Secreción del pene o la vagina.

Descarga do orina dolorosa o necesidad frecuente de orinar.

Dolor en la parte baja del abdomen de las mujeres.

 

Consecuencias:

 

 Esterilidad tanto en hombres como en mujeres.

 Daño ocular o neumonía infantil en recién nacidos (las gotas en los ojos al momento del nacimiento no               previenen generalmente el daño ocular).

 Enfermedad inflamatoria pélvica en mujeres.

 

Diagnóstico y tratamiento:

 

 Diagnóstico: Examen de La secreción uretral.

 Tratamiento con antibióticos.

 

http://www.angelfire.com/in4/ets0/Clamidia.htm

 

 

 

Clamidia

 

Generalidades de la clamidia

 

La infección por clamidia es una de las más comunes en todo el mundo. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud se estima que cada año surgen 90 millones de casos nuevos a nivel mundial. En Estados Unidos es la infección bacteriana de transmisión sexual más reportada, con aprox. 1 millón de casos nuevos por año.

 

La clamidia es una de las enfermedades de transmisión sexual más difíciles de diagnosticar debido a que, en la mayoría de los casos, puede cursar sin síntomas. Es causada por una bacteria parasitaria conocida como Chlamydia tracomatoso  y es responsable de diversas manifestaciones en el ser humano, variando desde infecciones en uretra en ambos sexos hasta conjuntivitis y es capaz, al igual que otras enfermedades de transmisión sexual, de transmitirse a un bebé en el momento de nacer hasta en un 70%.

 

Causas de la clamidia

 

El agente responsable de la infección por clamidia es una bacteria que habita dentro de las células del cuerpo, en particular en las células del globo ocular, sistema respiratorio y genital. La clamidia es transmitida de persona a persona al tener relaciones sexuales sin protección o al practicar sexo oral o anal. Es posible también  el contagio al bebé cuando la madre está infectada al dar a luz y no ha sido tratada. 

 

Síntomas de la clamidia

 

La clamidia se caracteriza por ser una infección asintomática en más del 50% de los casos y, cuando manifiesta síntomas, es capaz de confundirse con otras infecciones del tracto genital debido a la baja especificidad de los hallazgos clínicos. Los síntomas se pueden presentar hasta 3 semanas después de la adquisición de la enfermedad, los cuales dependerán del tipo de enfermedad que se desarrolle. Los tipos de enfermedad que se pueden desarrollar por clamidia son:

Tracoma Ocular Clásico

Linfogranuloma Venéreo (LGV)

Enfermedades Óculo genitales

Infección Perinatal

Tracoma ocular clásico

El tracoma ocular se manifiesta como una conjuntivitis crónica; conforme avanza la enfermedad puede involucrarse la córnea (capa que recubre la parte central del ojo) y la parte interna de los párpados. Cuando los párpados se ven involucrados, las pestañas pueden lacerar la córnea provocando una ulceración y pérdida de la vista.

 

Linfogranuloma Venéreo

 

El LGV es endémico de América, África, India, Asia y El Caribe. El LGV puede presentarse en 3 etapas. La primera etapa se presenta como una lesión en piel, siendo ésta una ampolla que, después de romperse, tiene elevación de sus bordes, siendo lo característico de esta lesión será que no dolerá. La segunda etapa aparece días a semanas después de adquirir la infección, consistiendo en la aparición de un ganglio (en la mayoría de los casos de un solo lado), el cual será doloroso; en esta etapa la infección puede diseminarse por toda la región inguinal. Por último, la tercera etapa se presenta varios años después si el cuadro continúa y nunca es tratado; esta etapa se caracterizara por hinchazón de los genitales, úlceras crónicas y fístulas (comunicación entre órganos, por ejemplo entre el recto y la vagina).

 

Enfermedad Óculo genital

 

Las enfermedades óculos genitales se caracterizaran por presentar conjuntivitis. La manifestación clásica de la conjuntivitis es la presencia de un ojo rojo con la sensación de traer una basura en el mismo, además de presentar lagaña; la córnea se puede ver llena de pequeños vasos sanguíneos.

Las enfermedades genitales pueden variar debido a que dependerá de la manera en que se haya adquirido la infección.

 

http://www.saludyfamilia.com/enfermedades/enfermedades-sexuales/clamidia/

 

¿Qué es la clamidia?

 

La clamidia es una infección bacteriana que se puede curar, y que se transmite a través de las relaciones sexuales genitales, orales o anales. Una mujer embarazada que padece clamidia también puede transmitírsela a su bebé durante el parto. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que hay cerca de 3 millones de personas que se contagian de clamidia cada año en los Estados Unidos, lo que convierte a esta enfermedad en una de las infecciones de transmisión sexual más comunes. Los índices más altos se encuentran en mujeres sexualmente activas menores de 25 años, y especialmente entre las que tienen entre 15 y 19 años.

 

¿Cómo puede afectar la clamidia a mi embarazo?

 

Las mujeres que tienen clamidia durante el embarazo tienden a tener niveles más altos de infección en el saco y el líquido amniótico, así como un mayor índice de parto prematuro y ruptura prematura de membranas, aunque si se trata con rapidez puede reducirse el riesgo de padecer estos problemas. Y algunos estudios han asociado la clamidia a un incremento en el riesgo de aborto, aunque otros estudios no han encontrado ninguna conexión.

 

Una infección de clamidia no tratada también hace que seas más susceptible al VIH y a otras enfermedades de transmisión sexual, si estás expuesta a ellas, y eleva el riesgo de padecer una infección uterina después de que hayas dado a luz a tu bebé.

 

Es más: si tienes una infección por clamidia cuando comience el parto, existe la posibilidad de que le contagies la bacteria al bebé. De hecho, hasta la mitad de los bebés que nacen vaginalmente de madres con clamidia no tratada (e incluso algunos bebés nacidos por medio de una cesárea) contraerán esa infección. De un cuarto a la mitad de estos bebés desarrollarán una infección en los ojos (conjuntivitis) unos pocos días después de nacer (las gotas o cremas medicadas que le ponen a tu bebé en los ojos al poco de nacer previenen la conjuntivitis por gonorrea, pero no las infecciones debidas a la clamidia). Y entre el 5 y el 20 por ciento de los bebés que contraen clamidia durante el parto desarrollarán neumonía entre unas semanas y unos meses después de nacer.

 

Aunque estas infecciones pueden ser muy serias, los bebés a quienes se tratan en seguida con antibióticos por lo general no tienen problemas. Por supuesto, lo mejor si tienes clamidia es que te traten durante el embarazo para evitar que tu bebé se infecte.

 

¿Cuáles son los síntomas de la clamidia?

 

Alrededor del 75 por ciento de las mujeres infectadas no tienen síntomas. Si tienes síntomas, probablemente aparecerán entre una y tres semanas después de que hayas estado expuesta a la infección. Estos síntomas pueden incluir ardor o molestias cuando orinas, inflamación del cuello del útero o cérvix y un incremento del flujo vaginal o incluso algunas pérdidas de sangre, secreción por la uretra, y dolor durante el acto sexual.

 

Si practicas sexo anal, es posible que también presentes una inflamación en el recto. Y si tienes una relación sexual oral con una pareja que está infectada, tu garganta puede inflamarse y dolerte.

 

Nota: antes y después del embarazo, la clamidia puede desplazarse por el cuello uterino e infectar tu útero o tus trompas de Falopio, causando enfermedad pélvica inflamatoria. De hecho, hasta un 40 por ciento de las mujeres con infecciones de clamidia que no han sido tratadas, y que no están embarazadas, desarrollan la enfermedad pélvica inflamatoria (es posible tener esta enfermedad durante el embarazo, pero es raro).

 

Los síntomas de la enfermedad pélvica inflamatoria incluyen dolor en la parte baja del abdomen o en la espalda, dolor durante las relaciones sexuales, sangrado vaginal, fiebre y náuseas. La enfermedad pélvica inflamatoria puede ocasionar daños permanentes en las trompas de Falopio y hacer que esto cree dolor crónico pélvico e infertilidad, así como un aumento del riesgo de tener un embarazo extrauterino si te quedas embarazada.

 

Alrededor de la mitad de los hombres infectados con clamidia tienen síntomas, que pueden incluir una secreción en el pene, ardor o dolor al orinar, testículos adoloridos o hinchados e inflamación del recto. Es importante informarle a tu doctor si tú o tu pareja han tenido síntomas de clamidia y asegurarte de que los dos se realizan pruebas y reciben tratamiento en caso necesario

 

¿Me harán pruebas durante el embarazo para saber si tengo clamidia?

 

Probablemente, sí. Debido a que es tan importante detectar y tratar la clamidia durante el embarazo, y a que es una infección relativamente común, el CDC recomiendan que se haga a todas las mujeres embarazadas una prueba en su primera visita prenatal.

 

Para saber si tienes clamidia, tu doctor tomará una muestra de tu vagina o cuello uterino o una muestra de orina y la enviará al laboratorio para que la analicen. Si la prueba sale positiva, y no te habían hecho pruebas de otras enfermedades de transmisión sexual al mismo tiempo, probablemente tu proveedor de salud querrá hacerlas ahora.

 

Si tienes menos de 25 años o alto riesgo de contraer clamidia (tú o tu pareja tienen una nueva pareja sexual o tienen más de una pareja sexual), puede que sea necesario repetir la prueba durante el tercer trimestre para asegurarse de que no estarás infectada cuando llegue el parto. También puede que te vuelvan a hacer pruebas de clamidia si has contraído otra enfermedad de transmisión sexual durante el embarazo, o si tu pareja desarrolla síntomas de clamidia.

 

Después de recibir tratamiento volverán a hacerte una prueba, para asegurarse de que ya no hay infección.

 

¿Cómo se trata la clamidia durante el embarazo?

 

La clamidia se trata con antibióticos que son seguros durante el embarazo. Tu doctor puede recetarte un antibiótico que se toma en una sola dosis o uno que tomas durante una semana (asegúrate de tomarlo tal cual te lo ha prescrito el doctor). En la mayoría de los casos, un sólo tratamiento basta.

 

Tu pareja también debe recibir tratamiento y deben abstenerse de tener relaciones sexuales hasta una semana después de haberlo completado ambos para que no vuelvan a infectarse. El CDC recomienda que las mujeres embarazadas se hagan una prueba tres o cuatro semanas después de haber completado el tratamiento para asegurarse de que ya no hay infección.

 

¿Cómo puedo evitar contagiarme de clamidia durante el embarazo?

 

Mantén relaciones sexuales sólo con una pareja estable y que sólo tenga relaciones sexuales contigo. Si no es tu caso, usa condones de látex durante la penetración y un protector dental si practicas sexo oral, para reducir el riesgo de contraer clamidia y otras enfermedades de transmisión sexual.

 

Si crees que has estado expuesta a la clamidia (o a cualquier otra enfermedad de transmisión sexual) durante el embarazo, díselo cuanto antes a tu doctor para que te puedan hacer pruebas y tratarte si es necesario.

 

http://espanol.babycenter.com/a2800046/clamidia-durante-el-embarazo

 

 

 

 

 

 

 

 



 


 

 

 

 

 


Integrantes:

 

Ana María Paez Serrano

Deninson Alexander Eheverry Correa

Jeremy Perez Ruiz 

María del los Angeles Rodas Agudelo

Steven Arroyave Osorio

 

contador -->contador de visitas
contador visitas